4.3.18

Nada. Es tu cadencia..


Es la pesadez de un suspiro arrastrado por el letargo
 lo que detiene la oscilación de tu imagen
 pendes de la garra de un Harris
 sólo para darle cuerda a lo inmóvil

Nada se parece a tu cadencia.
Nada.
Ella nada (la cadencia) para deleite del sol
 y sus giros le dan inercia a las horas

Te está drenando el orgullo
 ese desdén al esconderte del asedio
 los astros sabrán un himno que sobreescribirá en tus engranes
 ya nada sostendrá el discurso que pintaste en la acera iluminada

Los pilares que te erguían serán extintos.
 y aunque no tengas luz
 orarás sobre la superficie de una Pléyade.

No estás solo;
 tienes una penitencia en el tórax.

Resbalan los hilos de agua que sobraron del verano
 la compañía de una soga
 un millar de diapositivas con rostros muertos,
 veneno diluido en el celuloide
 velado por la luz que te rehuye.



No hay comentarios:

Publicar un comentario