17.7.18

Turista


¿Esto será un escape o una persecución,

el derivado de la paranoia, o una puerta?

Será salida y entrada

un viaje sin plan, sin seguro

el único cinturón que llevo puesto me sostiene los espectros



Señales de luz gesticulan una oración intermitente

se ha zafado el letrero de la calle que recorro en contrasentido

dilapida la noche el panorama

queda a obscuras la pedacería del camino



Tentar la textura del terreno

sin oportunidad de paso en falso

firmeza en los tobillos, usar la pupila del gato como linterna

rostros en la periferia son fementidas pistas

las voces timan y describen una cartografía desfigurada



Al escándalo interior se le cobija con audífonos

El exterior es un boceto introyecto que acabará bilioso apolillado

Demasiado lindo, demasiado lindo tu rostro, decías

Tomaste el volante por los cuernos y tiraste juramentos al abismo

Por los meandros de tus palabras improvisadas

turisteabas

recolectábamos ofrendas de agua que se nos hicieron mar en los ojos

por eso me bajé en el cruce de caminos

para cambiar de ruta, no quiero ser tu copiloto

dame el volante, puedes conducir sobre el azar



En la penumbra todos los dioses son pardos

levanto uno a cambio de las pocas monedas que llevo

la oralidad sagrada es alimento de escépticos

será Afrodita o Prometeo a quien beso esta noche

será Durga, será Shiva, será Toth

quien gira sus aspas sobre lo poco que queda de erotismo

Lo perdí casi todo en esas curvas cerradas

en la vuelta que di por tu cintura, cerrada

se resquebraja el Samsara y nos revolotean las valquirias;

no volveré a casa con escolta

no volveré

no hay tal tierra prometida

era la vagancia lo que le daba calor de hogar a la añoranza

en una ciudad  que sepultó sus monumentos

y amordazó las leyendas urbanas,

nos arrancaron el origen de raíz.



Tomaré el volante, no se necesita copiloto para perderse.

Venimos a sembrarle esta fantasía de viaje

donde el glamour va de la mano con la aventura,

tal como lo vio usted en televisión

la dama en el convertible con el cabello trotando por el aire

el príncipe de un barrio burgués con sonrisa platinada

meandros, curvas, calles con el sol derramado sobre el asfalto

nosotros éramos los dioses del catálogo de la agencia de viajes

manejando hacia el mar que yacía en los ojos del otro

sujétate, linda, eres demasiado linda para llevarte conmigo siempre

decías antes de darle un trago a tu carísimo Bourbon

A la primer oportunidad, troté por el aire y cambié el destino

puedes quedarte el Bourbon

el convertible y las sombras de tu madre que van en la guantera

me llevo estos lentes que disimulan el pasado;

nada más nos queda,

nada más        nos queda viajar

dar alas a los sueños comprados por impulso.




.:.

No hay comentarios:

Publicar un comentario